Nadie está por encima de la ley

Juan Bolívar Díaz.

Juan Bolívar Díaz.

El postulado de que nadie puede estar por encima de la ley es universal y ha sido consignado de una u otra forma en todas las constituciones dominicanas desde la fundación de la República incluyendo la promulgada por el presidente Leonel Fernández el 26 de enero del 2010, cuyo artículo 39 consigna: “Derecho a la igualdad. Todas las personas nacen libres e iguales ante la ley, reciben la misma protección y trato de las instituciones, autoridades y demás personas y gozan de los mismos derechos, libertades y oportunidades, sin ninguna discriminación”… El numeral 1 de este artículo “condena todo privilegio o situación que tienda a quebrantar la igualdad” y el 3 proclama que el Estado “debe promover las condiciones jurídicas y administrativas para que la igualdad sea real y efectiva”.

Procede este recordatorio tras el bochornoso espectáculo montado ante la Procuraduría Fiscal del Distrito Nacional el 5 del mes en curso buscando impedir que se investigue una documentada querella formulada contra el mismo mandatario que promulgó la Constitución vigente, por demás un jurista de profesión y vocación desde antes que se le atribuyeran los atributos sobrenaturales que en la historia nacional se otorga a los presidentes, sobre todo a los siete que han gobernado dos tercios del período republicano.

La turba que se presentó ante la Procuraduría Fiscal del Distrito Nacional pretendió intimidar al querellante, el ex incumbente del mismo organismo Guillermo Moreno y a sus abogados, pero también constituyó una grosera presión contra la actual titular, Yenice Berenice Reynoso. Lo más grave del caso es que estaba constituida por varios centenares de abogados transportados desde diferentes jurisdicciones del país, entre los cuales había muchos empleados del Estado, consultores jurídicos y antiguos fiscales, de quienes se debía esperar respeto a la majestad de la justicia.

Todavía es más escandaloso que esa turba vociferante y amenazante acompañara un consejo de defensa del querellado que está encabezado por el doctor Radhamés Jiménez, quien durante varios años fuera Procurador General de la República. Como se trata de un abogado caracterizado por la ponderación y el raciocinio jurídico, debe entenderse que el caso ha generado un grave descontrol emocional.

Nadie puede pretender negar el derecho a la defensa al ciudadano Fernández, inocente hasta que un tribunal legítimo le declare culpable de las imputaciones que se le puedan formular. Tampoco se debe aspirar a un linchamiento judicial, pero tampoco se le puede considerar por encima de la ley ni de la justicia por más que sus defensores lo crean “el más grande dominicano de todos los tiempos”.

Para nada honra ni ayuda a la defensa del expresidente Fernández que la misma se fundamente en la injuria y la descalificación del querellante, también jurista y de impoluta conducta profesional y ciudadana, quien fuera precisamente el primer fiscal distrital del ahora querellado. Lo que les corresponde es responder minuciosamente los cargos, formulados con abundante documentación, de lo que se presume como prevaricación, lavado de activos, concusión, perjurio, de actividades incompatibles con el cargo de Presidente de la República, y de enriquecimiento ilícito.

La joven y brillante fiscal Reynoso, reconocida por todos desde su gestión como Procuradora Fiscal de Santiago, por lo que fue promovida al Distrito Nacional precisamente por el exprocurador General Jiménez, merece respeto y consideraciones y no las chantajistas denotaciones de que ahora se le hace objeto por medios de comunicación. La merece por la majestad del cargo, por sus condiciones personales, intelectuales, profesionales y morales y hasta por su juventud y condición de mujer inspiradora de una nueva generación de funcionarios judiciales.

Ante la querella lo que corresponde es una investigación que reivindique la institucionalidad judicial y la independencia de sus agentes. Abundan los procesamientos y condenas de exmandatarios, de dirigentes políticos y altos funcionarios, como ha ocurrido recientemente en Brasil, Guatemala, España, Francia, Italia, Taiwán, Israel y otros países. Ahora mismo están sujetos a imputaciones de corrupción una hija del rey de España y el expresidente francés Nicolás Sarkozy, y bajo investigación el expresidente de Brasil Lula da Silva, quien terminó su gestión con altísima aprobación. Es que en la democracia nadie está por encima de la ley.

Los artículos y análisis de Juan Bolívar Díaz se publican todos los domingos en el diario HOY.

The following two tabs change content below.
Juan Bolívar Díaz

Juan Bolívar Díaz

Juan Bolívar Díaz

Latest posts by Juan Bolívar Díaz (see all)

Comenta a través del sitio

O comenta usando Facebook

5 Respuestas sobre “Nadie está por encima de la ley”

  1. Julio Jimenez dice: 16/04/2013 a las 5:34 PM

    Una movilizacion de abogados en la Fiscalia del DN, en apoyo a Leonel, no podria, aunque quisiera colocarlo por ‘encima de las leyes dominicanas’. No es penal respaldar a un lider politico. Oh si?

  2. Julio Jimenez dice: 16/04/2013 a las 5:19 PM

    Leonel es un aporte del partido de Don Juan Bosch para promover el desarrollo nacional basado en la fortaleza institucional, muy notables en el Poder Judicial y sus ‘altas’ cortes (TC-TSE-SCJ).

  3. Julio Jimenez dice: 16/04/2013 a las 5:07 PM

    Leonel tambien esta por debajo de las leyes, sometido como esta a un proceso ‘protocolar’ en la fiscalia del DN, cuya joven y brillante titular ha dicho que es igual para todos los ciudadanos.

  4. Julio Jimenez dice: 16/04/2013 a las 4:57 PM

    Leonel Fernandez no esta por encima de las leyes dominicanas, sino que esta muy por delante, campante y con una mochila a cuesta donde guarda celoso su moderna constitucion.

  5. los politicos todo estan por encima de la ley se protegen uno a otro.
    me dio pena escuchar a Danilo medina hablar de limpiar los nombre de los Peledeista.y quien lo en sucio?