Racionalidad en toda inversión

Juan Bolívar Díaz.

Juan Bolívar Díaz.

Aunque el presidente Danilo Medina e importantes sectores sociales están entusiasmados con la construcción de una nueva carretera para unir las regiones norte y sur del país, una obra de esa magnitud no debería iniciarse sin estudios serios sobre sus costos económicos, ecológicos y sociales y sin ser sometida a la criba de una absoluta racionalidad que determine si es prioritaria o corresponde a otra etapa del desarrollo nacional.

Nadie debe oponerse por capricho a una legítima aspiración de importantes sectores que lucen convencidos de la prioridad de esa obra, pero tampoco sus promotores deben rechazar una ponderación fría y objetiva de su procedencia, sobre todo si se presentan alternativas de menores costos económicos y ecológicos.

Es cierto que aquí como en todo el mundo hay ecologistas a ultranza que no entienden que todo desarrollo, toda infraestructura vial, urbanística, industrial o mineral, conlleva un costo para la naturaleza. Pero no son los criterios ecologistas los que han predominado aquí ni en el mundo, razón por la cual estamos matando la tierra

Sobran en el país las inversiones irracionales o inoportunas, que fueron objeto de rechazo, no porque fueran malas en sí mismas, sino porque no se correspondían con la etapa de desarrollo nacional. Como muestras tenemos el metro de Santo Domingo, la mayor inversión de nuestra historia, utilizado por 50 mil personas diariamente, el medio por ciento de la población nacional. Ahí está el aeropuerto internacional de Barahona, que dos décadas después apenas recibe un par de avionetas por día. En Santo Domingo tenemos bulevares y parques donde no se para ni se sienta nadie de día o de noche.

Un ejemplo de carretera costosa y de escasa utilidad podría ser la que une a Barahona con San Juan de la Maguana, que atraviesa una sierra fundamental, y se puede recorrer completa sin encontrar un solo vehículo en sentido inverso. En la región tienen  pendientes múltiples otras obras más beneficiosas para la mayoría.

La carretera para unir más directamente a Santiago con San Juan ha sido manoseada durante décadas y aplazada una y otra vez por los costos que implica. Dicen que ahora unos 350 millones de dólares, pero algunos especialistas la elevan hasta 500 millones, con el agravante de que cortaría tres grandes parques nacionales del principal sistema montañoso de la isla y podría afectar fuentes hidrológicas fundamentales.

Aún con esos costos no se le debe descartar absolutamente, pero también hay que justificarla en términos de utilidad, y midiendo la diferencia que implicaría otras opciones presentadas como la vía Jarabacoa-Constanza-Padre las Casas, cuya habilitación total tendría un costo mucho menor. Y el tiempo mayor de desplazamiento se justifica en el menor costo económico-ecológico.

Lo que no se puede justificar es que haya gente impulsada por la ventaja de desplazarse de norte a sur para recorridos turísticos o visitas familiares, cuando en ambas regiones y a lo largo de la ruta hay tantas obras de desarrollo por emprender, algunas que llevan décadas en construcción, como la circunvalación de Santiago.

Esa carretera implica una nueva herida a la cordillera central, que a la vuelta de dos o tres décadas desangrará importantes reservas naturales con la construcción de cientos de casas campestres para ricos, decenas de caminos y acometidas y una gran devastación forestal. Se afirma que hay quienes están invirtiendo en los predios implicados para hacer nuevos y grandes negocios inmobiliarios.

Hay que volver a recordar que la CEPAL estimó hace poco en 42 por ciento la pobreza en el país, que la última encuesta Enhogar de la ONE estableció que apenas el 44 por ciento de nuestras viviendas tienen agua corriente, que nuestras ciudades no tienen alcantarillados sanitarios y que la carencia de energía eléctrica lacera el alma nacional y sus capacidades productivas. Es racionalidad lo que nos falta. Ojalá el presidente Danilo Medina dé otro palo y la subordine a la escala de prioridades.-

Los artículos y análisis de Juan Bolívar Díaz se publican todos los domingos en el diario HOY.

The following two tabs change content below.
Juan Bolívar Díaz

Juan Bolívar Díaz

Juan Bolívar Díaz

Latest posts by Juan Bolívar Díaz (see all)

Comenta a través del sitio

O comenta usando Facebook

3 Respuestas sobre “Racionalidad en toda inversión”

  1. ANGEL, NJ dice: 06/03/2013 a las 7:35 PM

    Dirian aquellos que valoran los gobiernos por lo que se ve : no importa que no sirva, lo importante es que se haga algo.

  2. muy buen articulo sr bolivar diaz,yo en lo personal creo k todavia a esa carretera le cabe otro aplazamiento debido a la falta de vehiculos que en ella transitaran,por la casi nulidad del turismo interno y por el excesivo coste k el gobierno negosea cada milla de asfalto.en los estados unidos el coste por milla pagado por la federal es un promedio de 1,8 millones de dolares zonas rurales y 3,4 millones de dolares en sudburvios y un buen ejemplo fue carretera de constanza donde le salio 8,4 por m

  3. Beriguete dice: 06/03/2013 a las 9:49 AM

    El impacto ecológico es inevitable en cualquier obra de esta magnitud, señor Diiaz, pero eso no significa que no sea una obra de infinita importancia pra el país y sobretodo para la tan necesitada región suer del país…

    Usted con su pluma siempre en oposición, caso al que ya nos tiene acostumbrado, ya no sorprende a nadie con esa actitu por que todos sabemos que representa usted intereses que no son afines con el sur y que mucho menos le importa lo que ocurra con esta región.