Está pasando

Vía Contraria: Marañas impunes

Victor Bautista.

Victor Bautista.

Cuando una persona a quien profeso afecto y admiración me expresó su estupor por las marañas de cables que crean un horrendo ruido visual en las calles -y que nos imprimen una imagen de arrabal- me alegré de que todavía haya gente en este país con capacidad de asombro ante situaciones que para muchos son normales.

La costumbre puede ser una desgracia cuando aniquila la capacidad crítica y crea un conformismo que nos cosifica. Ignorar las señales de tránsito, no pagar la energía eléctrica, incumplir con el fisco y robar aprovechando la función pública es una suerte de maraña moral a la que no deberíamos acostumbrarnos. Pero lo hacemos.

Más que estupor, concedo a mi estimado interlocutor la capacidad de espanto e impotencia. Las marañas callejeras de cables no son culpa de las quebradas y alicaídas empresas eléctricas (increíble, sus redes son las más organizadas y en algunos casos hasta visualmente estéticas).

Las ricas, rentables y competitivas compañías de cable y de teléfonos –que se ufanan de su fibra óptica y de novedosas tecnologías para la transmisión de voz, data e imágenes- son las dueñas de ese ominoso desorden, que por cierto no se atreven a sostener en sus países de origen so pena de sufrir sanciones.

Como aquí en West Indies no funciona un sistema de consecuencias, no tenemos gobiernos municipales con pantalones y el ente regulador vive de vacaciones o en contubernio con los regulados, las telefónicas se acomodan, miran para otro lado y se tapan los oídos. Y, por supuesto, el tema ni es noticia ni es materia editorial porque se trata de una costumbre.  En ese contexto es como si las telefónicas nos dijeran (haciendo alarde de su supuesto rol de ciudadanos corporativos): ¿De qué marañas de cables me hablas?

Víctor Bautista

twitter: @viktorbautista/ e-mail: vibasantos@gmail.com

The following two tabs change content below.
Víctor Bautista

Víctor Bautista

Comenta a través del sitio

O comenta usando Facebook

No hay comentarios desde nuestra web... Sé el primero en dejar uno!