Está pasando

Obama apostará por agresivo impulso de agenda económica en discurso de Unión

Barack Obama.

Barack Obama.

WASHINGTON, EE.UU.- El presidente de EE.UU., Barack Obama, pronunciará mañana un discurso sobre el Estado de la Unión muy económico en el que se espera ahonde en su defensa de la clase media, la necesidad de crear empleos y oportunidades para todos.

“La economía será fundamental en su discurso y en cómo podemos hacerla crecer para que todos participemos, de manera justa”, explicó este domingo en una entrevista televisiva Stephanie Cutter, subdirectora de la campaña de reelección de Obama y parte de “Organizing for America”, un grupo creado para avanzar la agenda del segundo mandato del presidente estadounidense.

Se espera que el esperado discurso de Obama ante las dos Cámaras del Congreso realce las difíciles decisiones que enfrenta la economía de EE.UU., y subraye el compromiso de la Casa Blanca con la clase media, uno de los ejes centrales de la campaña por la reelección de Obama.

Si durante su discurso de investidura el pasado 21 de enero, Obama dibujó los ejes de la agenda social para su segundo mandado, entre los que mencionó la reforma del sistema migratorio, el control de armas y el cambio climático, mañana el gobernante estadounidense se concentrará en los retos de una economía en medio todavía de una frágil recuperación.

Precisamente, “Organizing for America”, en la que están implicados algunos de los principales ideólogos de la campaña presidencial de Obama como Jim Messina, fue creada con el objetivo de ofrecer una plataforma para impulsar la agenda presidencial.

“Los estadounidenses votaron por cambio, votaron por acción y votaron por una agenda bastante específica”, agregó Cutter.

De ahí que se adelante que Obama incida en sus iniciativas para estimular la primera economía mundial tras la aguda crisis financiera de 2008.

“La reconstrucción de las infraestructuras, la mejora de la base educativa, y el impulso económico para reducir la desigualdad sin sofocar los incentivos” serán algunos de los puntos clave, aseguró a Efe William Cline, exfuncionario del Tesoro e investigador del Peterson Institute de Washington.

El presidente es consciente de la importancia del repunte económico para consolidar sus otros puntos de la agenda social, y lograr así el respaldo necesario en el Congreso para sacar adelante legislación específica.

“El reto es conseguir un crecimiento sostenido del 2,5 %, para lograr reducir el desempleo de las tasas actuales hasta el 5 % o 5,5 %”, precisó Cline.

Los últimos datos, no obstante, han mostrado señales mixtas acerca del comportamiento económico, con una tasa de desempleo que parece incapaz de una bajada sostenida, y que en febrero volvió a repuntar ligeramente, hasta el 7,9 %.

Desde octubre pasado, el desempleo, una de las principales preocupaciones de los ciudadanos, se ha mantenido sin apenas variaciones, y la cifra preliminar de crecimiento del producto interior bruto (PIB) correspondiente al último trimestre de 2012 registró una contracción del 0,1 %.

En el lado positivo, el déficit comercial ha consolidado su tendencia de reducción durante 2012, con las exportaciones al alza, en un signo de la creciente competitividad de los productos estadounidenses y la Bolsa de Wall Street también ha mostrado solidez durante 2012.

Sin embargo, las perspectivas no son demasiado prometedoras, especialmente con la sombra de un nuevo “precipicio fiscal” para comienzos de marzo fruto de los choques entre republicanos y demócratas en un Congreso dividido, cuyos drásticos recortes del gasto dañarían la tibia recuperación en ciernes.

Obama dejó entrever la semana pasada que hará un llamamiento al bipartidismo durante su discurso de mañana.

“Estoy preparado, ilusionado y ansioso para lograr un gran acuerdo, un gran paquete que ponga fin al gobernar por crisis”, afirmó Obama durante su intervención ante los legisladores demócratas la pasada semana en Virginia al referirse a los continuos pactos de mínimos alcanzados en el Congreso.

La Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO) publicó la semana pasada sus nuevas previsiones económicas, en las que ofreció un panorama gris con un crecimiento esperado de apenas un 1,4 % para 2013 y el desempleo aún por encima del 7,5 %.

La gran mayoría de los economistas consideran que este ritmo de crecimiento es demasiado bajo para reducir sustancialmente la tasa de desempleo, y han alertado sobre el temor a que este elevado desempleo, nada habitual para la economía estadounidense, se convierta en una “nueva normalidad”.

Comenta a través del sitio

O comenta usando Facebook

No hay comentarios desde nuestra web... Sé el primero en dejar uno!