Las FARC se crecen y las derechas se dividen y empantanan

Narciso Isa Conde.

Narciso Isa Conde.

La extrema derecha fascistoide, expresión del latifundismo, del narco-para-militarismo, del terrorismo militar-policial y de los negociantes de la guerra, encarnada en la facción que encabeza el ex-presidentes Álvaro Uribe Vélez, está bombardeado groseramente los diálogos de paz entre las FARC-EP y el gobierno que preside Juan Manuel Santos, representación del gran capital financiero asociado a las transnacionales mineras.

Unos se resisten a perder su hegemonía y su razón de ser: la inmensas extensiones de tierra que poseen a través del pleno ejercicio del despojo y el crimen, y la política de guerra que los enriquece y lo catapulta al cohollo del poder; los otros optan por intentar una paz vacía de justicia social y democracia real, procurando expandir el saqueo minero y sus empresas agro-exportadoras con el cese de la confrontación armada y una salida mediatizada.

La perversa presión de Uribe y sus socios en USA ha surtido los efectos esperados sobre Santos y sus negociadores, en un contexto en que le ha resultado imposible lograr algo que pudiera parecerse o aproximarse a la rendición de las FARC y en el que su reelección difícilmente pueda prescindir del respaldo de los uribistas, sobretodo después de la derrota que le infligiera Nicaragua a Colombia en la litis internacional sobre los derechos sobre la isla de San Andrés, explotada políticamente por la extrema derecha guerrerista.

Las FARC no solo han exhibido una firmeza ejemplar, sino además una contundente capacidad propositiva y una precisa e inequívoca vocación de paz, centradas en el propósito de arrancar de raíz la causa del conflicto armado y abrir la compuertas de un nuevo modelo económico, social, político y cultural en ese hermano país.

La contrapartida en la mesa de diálogo de parte de un gobierno condicionado por intereses ajenos a una paz y a una salida política superadora de las causas que generaron la guerra -ilusionado en imponer un pacto inaceptable en el que sus fuertes e inderrotables adversarios acepten simple y tontamente “cambiar los tiros por los votos”, dejando intacta la causas de la confrontación que dura ya más de medio siglo- han sido la torpe y persistente negativa a despejar obstáculos y a avanzar más allá de las aproximaciones temáticas; recurriendo a la obstrucción de acuerdos necesarios e imprescindibles para crear un clima pro-paz abierto tanto al protagonismo popular y ciudadano como a las transformaciones que anhelan las mayorías colombianas.

· Las propuestas de FARC negadas por el Gobierno.

La Delegación por la Paz de las FARC-EP en los diálogos de la Habana sintetizó recientemente de manera muy precisa las sucesivas negativas del gobierno de Santos, las cuales tienden a empantanarlo y a situarlo a la defensiva frente a las concienzudas, racionales y equilibradas propuestas guerrilleras:

1.-Por la vocación de paz, que siempre nos ha impelido a mantener la puerta del diálogo abierta, atendimos el llamado del Presidente Juan Manuel Santos a explorar una posibilidad de entendimiento. Las FARC propusieron que los diálogos se desarrollaran en Colombia, de cara al país. El gobierno dijo NO.

2.-Solicitamos que el camarada Simón Trinidad se le posibilitara hacer parte de la Delegación de Paz, mirando en que el aporte de su enorme experiencia y su vocación en el ámbito de la reconciliación, fuera catalizador del entendimiento. El gobierno dijo NO.

3-“Propusimos el cese bilateral de fuegos para suscitar en el país un ambiente de tranquilidad que permitiera un avance más dinámico de las conversaciones de Paz. El gobierno dijo NO.”

4-“Propusimos, que si no era posible el cese bilateral de fuegos, suscribiéramos un tratado de regularización de la guerra. El gobierno dijo NO.”

5-“Invitamos al Ministro de Agricultura a entablar un diálogo que permitiera esclarecer los planteamientos que en materia agraria se vienen desarrollando en paralelo a la mesa de diálogos. El gobierno dijo NO.”

6-“Invitamos al Ministro Pinzón y al General Navas a que de manera serena analizáramos la necesidad de un cese bilateral de fuegos y hostilidades, o en su defecto un Tratado de Regularización de la guerra. El gobierno dijo NO. Su Ministro de Defensa agregó que no hablaba con bandoleros, más sin embargo la insurgencia prosigue dialogando con voceros gubernamentales en la Habana.”

7-“Al contrario de la visión gubernamental que mira como bochinche la presencia de la gente del común en la Mesa de Conversaciones, propusimos posibilitar la plena participación ciudadana en todos los momentos del proceso. El gobierno ha dicho NO.”

8-“Planteamos la realización de una Asamblea Nacional Constituyente como mecanismo refrendario que ponga al constituyente primario como protagonista cimero de un nuevo contrato social de Paz y justicia social. El gobierno dijo NO.”

Y aun así la INSURGENCIA no ha dado la menor señal de desesperación, insistiendo por el contrario en el camino de paz en términos que muestran determinación de alcanzarla, en tanto sentimiento nacional y única opción no destructiva: “Frente al escalamiento de la guerra que ordena el gobierno, desde nuestra legítima resistencia, nuestra insistencia es que escalemos los intentos por alcanzar la Paz y que hagamos una gran campaña para proteger la Mesa de Conversaciones, entendiendo que es preferible darle tiempo suficiente a una iniciativa de diálogo, que perpetuar la injusticia y la guerra sin otra opción.” (LOS NOES DELGOBIERNO, 1-02-2013, la Habana, Cuba.)

· Ocho lecciones de los diálogos.

Así las cosas, las lecciones de estos diálogos, brotan a la superficie, aun no sean definitiva; y creo por tanto útil que los/as lectores de esta entrega conozcan las agudas valoraciones del analista colombiano Alberto Pinzón Sánchez:

“1- La primera realidad que la lucha de clases sacó a flote, ha sido la contradicción económica y política que existía al interior de las dos fracciones hegemónicas del bloque de Poder trasnacionalizado dominante en Colombia: La oligarquía latifundista, enfrentada a la oligarquía financiera. Esto bien vale una misa.”

“2- Derivada de esta pugna, salió a flote el problema madre de la madre tierra, entre los Agro-pecuarios o gamonales de Fedegán liderados por Uribe Vélez y los inversores Agro-mineros liderados por JM Santos. No es anacrónico el conflicto, como lo quiere hacer ver el presidente Santos, sino que lo anacrónico (o si se quiere pre-moderno) es la tenencia de la tierra. Por el contrario; lucha de clases siempre estará vigente y actual.”

“3- Que a diferencia de la celada del Caguán de 1997, tendida por el binomio Pastrana-Clinton para dar inicio al Plan Colombia/ Iniciativa Regional Andina (aprobado 6 meses antes de iniciar los diálogos) con el fin de rearmar al ejército colombiano, poner a Sabas Pretel como Gerente de la Sociedad Civil y abrirle el camino a Uribe Vélez; hoy ya no es posible debido a una larga y cruel maduración de conciencia precisamente dentro de la Sociedad Civil, que hoy no admite una suplantación tan burda y chapucera como aquella, porque ha asumido su papel frente a la paz, y, por el contrario, ha obligado a la “mano negra” de los enemigos ocultos de la paz (a pesar de que algunos siguen ocultos bajo los uniformes militares) los ha obligado, a sacar la cara y parte del rostro. Todo el mundo (nacional e internacional) sabe actualmente con claridad quién es Uribe Vélez, quienes son su parche, o combo, o gallada, qué argumenta y sobre todo, qué fracción del Partido Republicano de los EE.UU. y de los halcones gringos lo apoya incondicionalmente y lo asesora en su estrategia electoral- militar (como en el año 2001) para que ponga todos sus huevitos en el fracaso de los diálogos de paz de la Habana.”

“4- “Si el proceso avanza, es una tramoya previamente acordada entre el traidor de la seguridad democrática y los narco- terroristas. Si por el contrario no avanza, es uno de sus tantos engaños para fortalecerse”.

“Esta, una de las principales falacias argumentativas del Uribismo; ha sido disuelta por los hechos confrontativos entre el gobierno de JM Santos y las FARC- EP. No hay ningún pacto “negociado” entre el Zorro y la Gallina para darle inicio a la Solución Política de los problemas estructurales (como el de la tenencia de la tierra) que están en la base del conflicto colombiano; sino innumerables propuestas políticas por parte de la insurgencia como la tregua unilateral.

La resistencia popular y lucha pacífica de masas ante el terror Estatal. La entrega de militares cautivos y aceptación unilateral del Derecho Internacional Humanitario. La asamblea constituyente progresista y democrática, y otras innumerables iniciativas diplomáticas y pacíficas para resolver la confrontación, a las cuales el gobierno Santos solo ha respondido con un tajante NO y con un escalamiento de la guerra y los bombardeos pavorosos de exterminio, ampliamente publicitados por el aparato de propaganda como acciones heroicas de la hipertrofiadas Fuerzas Armadas colombianas.”

“5- Finalmente la crisis económica global y la realidad internacional, por ejemplo, la dolorosa situación de postración de España con el hundimiento definitivo del Franquismo insepulto. Los numerosos procesos progresistas y populares de Latinoamérica y el Caribe. Y, no solo la maduración de una conciencia popular en Colombia, sino el aparecimiento como protagonista privilegiado de un amplio y unitario movimiento de las gentes del común, movilizado activamente en calles y carreteras reclamando Paz con Justicia Social y Democracia verdadera; hacen que la soledad y debilidad del proceso de diálogos del Caguán, tan habilidosamente utilizado por la “mano negra”. Uribista para tomarse todo el aparato del Estado colombiano e imponer su Estado de opinión en el 2002, hoy no sea más que un pequeño aquelarre melancólico y patético de reconocidos saca-bacinillas y segundones de Uribe Vélez, empeñados en volver al poder, y frente a quienes el gobierno Santos pide un respeto que nunca se han ganado, ni se merecen. ¡Algo se ha aprendido ¿Cierto?” LAS LECCIONES DE LOS DIALOGOS EN LA HABANA, Agencia de Noticias Nueva Colombia, Febrero 2013 ANNCOL).

· La alternativa popular-democrática crece.

De seguir ese curso tortuoso ni Santos se reelige ni Uribe vuelve al gobierno, abriéndose una enorme cancha para una potente alternativa político-social al orden establecido, en la que lo armado-insurgente confluirá con lo civil transformador, impactando todos los escenarios incluido el electoral en pro de la discontinuidad la hegemonía de las derechas. Ya eso se está gestando en calles, plazas y campos de Colombia, siendo el Movimiento Marcha Patriótica que encabeza Piedad Córdoba, la primera gran señal.

Y de ceder Santos y su entorno al guerrerismo de Uribe y sus halcones-padrinos en busca de la reelección fraudulenta, las FARC-EP y el ELN habrán de amalgamarse definitivamente con la indignación civil masiva pro-paz, nueva democracia, reforma agraria, soberanía, justicia… que habrá de penetrar como el agua torrencial por todos los intersticios de esa sociedad, anunciando lo nuevo con el sello de Bolívar y de Manuel.

La imposición -vía alianza perversa y continuidad de la guerra- será más difícil y frágil que nunca antes. La indignación rural será mayor y la urbana se tornará impetuosa e incontenible.

The following two tabs change content below.
Narciso Isa Conde

Narciso Isa Conde

Comenta a través del sitio

O comenta usando Facebook

Una respuesta sobre “Las FARC se crecen y las derechas se dividen y empantanan”

  1. Esos son unos terroristas al igual que tu comunista eso es lo que eres no sabes cuantos inocentes están secuestrados por esos delincuentes narcotraficantes eeeee eesponde