La barriga de la Barrick

Narciso Isa Conde.

Narciso Isa Conde.

Las entrañas de Barrick Gold son realmente terribles: repletas de cianuro, paramilitares, dólares sucios, sobornos, saqueadores de oro y plata, agentes de la CIA, oficiales del Pentágono, Bush-es, Cisneros, Rochas, depredadores de montañas, ríos y glaciales.

No es gana de hablar, es historia sufrida y presente real, con evidencias dramáticas aquí, allá y acullá. Lo que recientemente han narrado los/as moradores/as de Sánchez Ramírez, Cotuí, no está lejos de un infierno en la Tierra y permite reconfirmar las amenazas.

  • Más allá de la simple revisión económica

En tales circunstancias, la voluntad nacional en pro de la superación de ese cuadro tenebroso, no debería reducirse a renegociar los términos del contrato suscrito (bajo el signo del dolo) entre ese consorcio norteamericano y el ex-presidentes Fernández; ahora con el simple interés de mayores ingresos gubernamentales, para de nuevo pasarlo por el Congreso, quitarle algo de mal olor y airear la administración peledeísta.

Cierto que el hecho de que los legisladores que ayer lo aprobaron sin leer, estén hoy demandando revisarlo, es una clara expresión de cómo ha crecido el clamor contra las nefastas pretensiones de ese monstruo minero. Y eso es muy positivo en sentido general.

Pero el problema no debe limitarse a usar ese clamor para sacar algunos dólares más de las putrefactas y relumbrantes entrañas de la Barrick Gold a beneficio de este Estado carcomido por el neoliberalismo y la corrupción.

Más allá de ese limitado y controversial interés está el grave riego que para la vida nuestra gente y nuestra isla conlleva la explotación de enormes reservas de oro y la plata empleando cianuro o cualquier otro método contaminante, prohibidos ya en muchos países del mundo.

Está en juego el destino de nuestras reservas de agua, bosques y tierras cultivables; incluida la presa de Hatillo, fuente de agua gratis para la Barrick lavar oro y destilar inmundicias.

Está, en general, el costo ambiental que podría ser mucho más alto que las ganancias en dólares.

Está la cuestión de la soberanía del país sobre esos valiosos recursos y ese hermoso territorio, convertido en una especie de república aparte, con autoridades civiles y militares subordinadas y tropas de choque mercenarias.

Está el problema de la mayoría de acciones y el rol de la parte dominicana en la gestión de esa empresa.

Está el monto de las ganancias del Estado y su destino, el provecho para la sociedad, su gente, su entorno… sobretodo cuando debe ser ley mayor que la inversión de los beneficios de la explotación del cualquier recurso no renovable debería ser más perdurable y socialmente útil que el propio recurso.

  • Destinos espurios.

Se habla de llenar troneras fiscales provocadas por ladroneles de Estado, todavía impunes. Y eso es inaceptable.

Se habla de pagar deudas públicas (internas y externas), convenidas en términos onerosos para ejecutar el peor de los dispendios. Y eso es una barbaridad.

Se habla de financiar la estafa de la privatización del sistema eléctrico. Y a eso hay que oponerse con rabia.

Se habla de inyectarle “recursos fiscales” a un modelo neoliberal en crisis y a una partidocracia todavía inmersa en la corrupción y los privilegios. Y eso es criminal.

  • La maniobra de “Tranquilo” para “traquilarnos”.

El presidente Danilo Medina, a lo Balaguer, a lo Leonel, como la “Gatita de María Ramos”, está empeñado en una maniobra para simplemente pellizcar la barriga gorda de la Gold, lograr que está le ceda algunos dólares más y legitimar lo que el pueblo ha ilegitimado.

A eso sirven los legisladores que como medio de chantaje hablan de revisar ese contrato vergonzoso e insostenible; mientras Alexander Medina, Director de Minería de Danilo y agente de Xtrata Nickel, de la Barrick y de todas las Gold, tranquilamente se emplea a fondo junto a la Cámara Americana de Comercio y la Cámara Petrolera Minera en la detestable misión de garantizar desde el gobierno eso que se llama depredar y saquear la isla a precio de vaca muerta. Todos con sus respectivas partituras en espera de las señales maliciosas del director de orquesta.

Revisión con un gobierno así y una Barrick Gold ecocida y criminal, huele francamente a nuevo engaño con un lavadito de cara.

No hay de otra: hay que exigir anular ese contrato, recuperar la soberanía sobre esos recursos y ese territorio, y decidir que hacer en función del interés del país y de nuestra sociedad. Y esto es válido para todas las concesiones de exploración y explotación que amenazan contaminar, expoliar y destrozar la madre tierra dominicana y haitiana.

En el caso de Pueblo Viejo quedaría pendiente el problema de los sulfuros a cielo abierto, con el efecto oxidante de las lluvias, considerablemente dañino para los suelos. Pero esto exige de un debate a fondo y de las soluciones más ventajosas y adecuadas -desde lo económico y lo ecológico combinados- a ser adoptadas autónomamente como país y como pueblo, no bajo presión imperial.

Con la Barrick y las Gold no habrá vida. Ni en Cotuí, ni en el Cibao y el Nordeste, ni la Cordillera Central, ni en San Juan, ni en Restauración y la frontera, ni en Yamasá…

Con Xtrata-Falcondo tampoco. Ese emporio, como lo hizo en La Peguera y Loma Ortega, habrá de arrasar con el gran tesoro natural -fuente de agua y de biodiversidad- que anida Loma Miranda; y de paso con los sembradíos de arroz y cultivos alimenticios del Norcentral y Nordeste del país.

Ya desataron la guerra.

Indignarse, indignarse, movilizarse para nacionalizar… nacionalizar, nacionalizar, nacionalizar…es el primer paso hacia una salida que contemple el bienestar colectivo.

Eso de revisar, en estas condiciones y con estos actores en el poder, se presta a otra trampa envaselinada.

The following two tabs change content below.
Narciso Isa Conde

Narciso Isa Conde

Narciso Isa Conde

Latest posts by Narciso Isa Conde (see all)

Comenta a través del sitio

O comenta usando Facebook

No hay comentarios desde nuestra web... Sé el primero en dejar uno!