El PLD a los 50 años después del Gobierno de Juan Bosch

Víctor Manuel Grimaldi Céspedes.

Víctor Manuel Grimaldi Céspedes.

De una Revolución Democrática, la posible, lo menos que puede esperarse es un tratamiento justo para la gran mayoría de dominicanos y dominicanas que han ido quedando rezagados con el pasar de los 50 años que ya casi han transcurrido desde que en 1963 fue intentado el primer esfuerzo serio por hacer de nuestra Patria una tierra de libertad.

El 27 de Febrero de 1963 se juramentó el Gobierno de Juan Bosch, y el golpe de Estado del 25 de Septiembre de ese mismo año frustró un proyecto de nación y sociedad abierta concebido sobre la base de un desarrollo económico sano e independiente de los recursos del país.

Sin embargo, la desviación mayor del objetivo boschista lo produjo en más de dos generaciones el efecto de la intervención norteamericana de 1965 que fue ordenada por el Presidente Lyndon B. Johnson para evitar que triunfara el levantamiento militar de apoyo a la restauración del Gobierno de Bosch y la Constitución de 1963 que impedía la explotación irracional de los recursos naturales y humanos por parte de las grandes corporaciones transnacionales beneficiarias de un modelo que se impuso luego de la Segunda Guerra Mundial.

Desde 1965, los Dominicanos y Dominicanas hemos estado sometidos a un modelo de explotación y dominación social que ha excluido y marginado a las grandes masas del pueblo de una vida digna. Progreso dicotómico. Sociedad dual y marginalista. Drogas de todo tipo y alineación sicológica y cultural han sido el precio que han pagado las grandes masas expropiadas de sus tierras y lanzadas a cinturones de miseria o a los ghettos de las Metrópolis.

La alineación y la degradación moral tan evidente en nuestra sociedad han sido el resultado de aquel proceso que se inició en 1963, bautizado con sangre desde 1965 y apadrinado por el darwinismo socio-económico neoliberal que sin ninguna criticidad hemos aceptado.

Si ciertos políticos han dado malos ejemplos de vida, los tomaron y los aprendieron del sistema de dominación y enajenación que se nos impuso como consecuencia del aborto histórico de 1963 y 1965.

Ahora se pretende criticar a todos los políticos, o a algunos políticos. Pero, cuidado cuando miramos hacia otros litorales.

No es verdad tampoco que todo es buen ejemplo en el sector no gubernamental o “no político”.

Los patrones de consumo y mal comportamiento malignos los han impuesto como modelos deseables ciertas figuras del “empresariado” que pagan y promueven hace tiempo la resistencia a la justicia social. Y que cínicamente se regodean con la subcultura de la alineación.

No hablemos de dispendio público sin mencionar el saqueo de nuestros recursos naturales y minerales, ni de los fraudes fabulosos bancarios conocidos ni de los otros fraudes encubiertos, ni de las cuentas de miles y miles de millones en el exterior y sus activos expatriados, ni del estilo de vida lujoso y dispendioso de la élite privada que debe sentirse avergonzada ante millones de seres humanos que han tenido que abandonar sus campos para habitar cinturones de miseria por el abuso y la injusticia del sistema económico y social que se le ha impuesto al pueblo dominicano.

Se habla de que necesitamos una profilaxis, si bien debe realizarse en todo el cuerpo social dominicano, y aquellos que se crean limpios, que tiren la primera piedra, como dijo el Maestro.

Hoy vive una parte de la Humanidad una crisis social, con manifestaciones económicas evidentes, y comienza a verse un resquebrajamiento de las ideas y supuestos que han prevalecido en los últimos decenios.

Estas señales deberían alertarnos a los dominicanos y dominicanas. La época presenta signos de cambios profundos paradigmáticos que se avecinan en todo el mundo.

Echemos al zafacón de la historia las hipocresías y simulaciones, sin dejarnos manipular por los oportunistas de siempre, y hagamos conciencia de que estamos de nuevo, como en 1963, frente al desafío de la justicia social y de emular el ejemplo que nos legó Juan Bosch como político e intelectual humanista.

El gran reto político del presente es apoyar el actual esfuerzo del presidente Danilo Medina y del Gobierno del Partido de la Liberación Dominicana y sus fuerzas aliadas.

Luego, el PLD y su Congreso Norge Botello deberán realizar el estudio del mediano y largo plazo, y plantearse el desafío de superar y dejar atrás esta etapa de alineación a que ha estado sometida durante 50 Años la Sociedad Dominicana.

Roma, 17 de febrero 2013

Comenta a través del sitio

O comenta usando Facebook

7 Respuestas sobre “El PLD a los 50 años después del Gobierno de Juan Bosch”

  1. Guillermo Lantigua dice: 17/02/2013 a las 9:25 PM

    Vitico, ya anteriormente han habido otros intentos de personas más malabaristas que tú para tratar de desviar la atención del pueblo hacia la realidad que nos agobia después, de este pueblo, haber sufrido los desmanes del gobierno flagelante del que te nombró como embajador ante la santa sede( la botella más justificada); todos los dominicanos sabemos que los ricos dominicanos no son diferentes de los ricos del mundo entero, esa gente siempre busca, a toda costa, hacer y engrandecer sus fortunas

    • Guillermo Lantigua dice: 17/02/2013 a las 9:32 PM

      viene de arriba.
      Pero eso no justifica que un discípulo de Juan Bosch solo venga a hacerle el juego a esos sectores, olvidándose por completo de las grandes mayorías que han ido acrecentando los cordones de miserias de las ciudades, es, precisamente, el papel de los gobernantes controlar la euforia de incremento de fortuna de los millonarios de siempre y crear condiciones para que las masas marginadas dejen de serlo, pero no podemos venir ahora a pedirle al cielo que haga milagros. cont.

      • Guillermo Lantigua dice: 17/02/2013 a las 9:40 PM

        Nosotros cuando elegimos a alguien a la presidencia de la república, lo hacemos pensando que va a trabajar, no a regalar nada, por las masas desposeidas, sin olvidar los sectores productivos, pero no elegimos a alguien para que no se atreva, después de cierto tiempo en el puesto, a otorgar entrevistas porque no puede enfrentar ni al más novato de los periodistas porque lo único que tiene es una cola que no puede justificar, ni para que tenga un helicoptero para que le transporte una silla cont.

        • Guillermo Lantigua dice: 17/02/2013 a las 9:49 PM

          porque se siente superior a todos los demás, en conclusión, el crecimiento de la marginación y la inseguridad ciudadana, son producto de la desidia de los gobiernos y no de la depredación natural de los ricos, ya que los gobernantes y sus secuaces ministros solo se interesan por acumular fortunas para parecerse a los ricos de siempre con el mayor descaro y falta de vergüenza.
          querer decir que la miseria a que ha sido sometido el pueblo en los gobiernos del PLD es hipocresía no es justo.

  2. Maria Sanchez dice: 17/02/2013 a las 8:24 PM

    Se usar la palabra para manipular y ocultar la verdad. “No hablemos de dispendio … Porque no hablamos de que el partido que desde el poder se hizo el mas corrupto. Porque se carga el pueblo con mas impuestos, se hacen mas prestamos intern., se venden los recursos del Estado y no se resuelve ningun problema del pais y al contrario aumenta la pobreza? Porque no hablamos de los adendos y comisiones (extorsiones?)que han hecho que muchos de los companeros del CP anden exhibiendo tanta opulencia?

Trackbacks/Pingbacks