El mayor fraude inmobiliario

Juan Bolívar Díaz.

Juan Bolívar Díaz.

Aunque ya ninguna iniquidad nos debería sorprender, confieso que he quedado anonadado con la decisión del gobierno de asociarse en un fideicomiso con parte de los beneficiarios de lo que hace más de trece años fue calificado por una abogada apoderada del Estado como el mayor fraude inmobiliario de la historia nacional.

Puede ser parte del costo de la pasada campaña electoral, ya que el Poder Especial 7-13 con que el Presidente Danilo Medina autorizó a su consultor jurídico para suscribir un Acuerdo Transaccional con quienes “poseen derechos registrados” sobre una enorme parcela colindante con la Bahía de las Águilas, Pedernales, deja constancia, en su último párrafo, que el 7 de mayo del 2012, (a 13 días de las elecciones), el Procurador General de la República emitió un acto identificando los abogados apoderados por el Estado para que lo representaran en la litis.

Con fecha 15 de enero pasado el gobierno desistió del recurso judicial que buscaba anular los títulos de terrenos obtenidos irregularmente según comprobó y documentó la doctora Piky Lora Iglesias, quien hasta su temprana y lamentada muerte en 1999 fue apoderada del Estado para perseguir a quienes se asociaron para expropiarse de la parcela 215-A, en el municipio Enriquillo. Trascendió esta semana cuando lo reveló el periódico digital 7 días.com.

El poder autoriza un fideicomiso para la explotación turística del terreno, otorgándole el 45 por ciento de su beneficio a quienes compraron títulos de reforma agraria. Si alguno de los poseedores lo prefiere, podrá emprender camino propio, pagando al Estado el 55 por ciento del monto en que vendan, según el numeral 7 del Poder Especial 7-13, pero sin precisar cómo se establecería el valor actual del terreno que para explotación turística podría cotizarse en miles de millones de pesos. Seguro que algunos preferirán quedarse con parcelas propias.

El expediente completo de la investigación de Piky Lora fue entregado al presidente Leonel Fernández en 1999 por su hija la doctora Laura Acosta Lora. El 5 de diciembre de 1995, el director del Instituto Agrario Dominicano (IAD) Jaime Rodríguez Guzmán, mediante oficio 10790 solicita al Registrador de Títulos de Barahona el traspaso de la parcela 215-A “para un asentamiento agrícola”. Rápido, ese mismo día y sin ninguna averiguación, el doctor Ramírez Suberví transfiere al IAD la totalidad de la parcela (de 36 mil hectáreas). Dos meses después, el 5 de febrero de 1996, con el oficio 433, el Administrador de Bienes Nacionales, Carlos Eligio Linares, remite el expediente, con su aprobación, al Registrador de Títulos de Barahona, quien al otro día ya lo inscribe en el folio 387, número 1547 y expide un nuevo título a nombre del IAD, pero ésta vez por sólo 943 hectáreas, aparentemente bien seleccionadas.

El director del IAD procede a realizar un “asentamiento campesino” en terrenos inútiles para la producción agrícola o pecuaria. Piky Lora estableció que muchos de los supuestos asentados no sabían que eran propietarios de las parcelas de reforma agraria, y que ni vivían en la región y algunos eran difuntos. Pero ya “habían vendido” las parcelas a un grupo entre los cuales figuraba el senador de Pedernales Antonio Feliz Pérez y otros políticos como Puro Pichardo, así como a numerosas empresas que serían ahora los beneficiarios del fideicomiso.

La maniobra implicó la violación de procedimientos y leyes. Rodríguez Guzmán pidió el traspaso sin la aprobación del directorio del IAD. Tampoco obtuvo autorización legal del Poder Ejecutivo, y la ley de reforma agraria prohíbe el traspaso o venta de las parcelas de asentamientos. Pese a todo eso, la complicidad de los funcionarios de cuatro gobiernos de tres partidos ha operado para que el tribunal de tierra no haya deshecho un fraude tan claro y comprobable. Y según dijo el jueves el ministro de Turismo, Francisco Javier García, pretendiendo justificar la última decisión, podrían pasar 40 ó 50 años más antes que el tribunal dictamine. O sea que no hay Estado de derecho.

Al Poder Especial de Danilo Medina le faltó algo: una reparación, tal vez en especie, al ingeniero Rodríguez Guzmán por los meses de prisión que sufrió cuando la maniobra fraudulenta fue denunciada por el actual senador Wilton Guerrero, entonces director del IAD, de lo que sabe el actual Procurador General de la República, Francisco Domínguez Brito, para aquellos años Fiscal del Distrito Nacional.

Los artículos y análisis de Juan Bolívar Díaz se publican todos los domingos en el diario HOY.

The following two tabs change content below.
Juan Bolívar Díaz

Juan Bolívar Díaz

Comenta a través del sitio

O comenta usando Facebook

3 Respuestas sobre “El mayor fraude inmobiliario”

  1. Ganterismo, complicidad,corrupcion istitucionalisada,.-Todo desde arriba ,y oir como elogian al padre de la patria ,hipocritamente ,pero no dan ejemplo de justicia ,de nacionalidad,y patriotismo…Ahora todos gritan !Y el asunto de la Barri gold,nadie lo conocio antes ..?Todos callan y luego gritan..!Es frustrante tener que ser parte de todo esto por llevar la nacinalidad..

  2. vladimir de los santos dice: 17/02/2013 a las 11:55 AM

    Muy buen artículo, de verdad que en este país nos están robando la capacidad de asombro. Es como volver a la gente insensible frente a los problemas nacionales: Inseguridad, robo, violencia, etc. la gente debe manifestarse porque los políticos están a la mesa y se sirven(con excepciones honrosas)con la cuchara grande desde hace 51 años el PRSC, PLD y el PRD.

    • Maiela Castro dice: 17/02/2013 a las 9:25 PM

      Mientras en el país los poderes esten casi en su totalidad en control de un solo partido político siempre el pueblo será víctima del abuso de poder. Pero lo penoso es que los pocos representates de oposición en la justicia y legislación no están jugando el verdadero papel de defender al pueblo, sino, que se hacen cómplices de vagabunderías como esta. Y nos queda solo la impotencia y la rabia.