Senado de EE.UU. restringe desembolso de ayuda a damnificados por “Sandy”

Senado de EE.UU.

Senado de EE.UU.

WASHINGTON, EE.UU.- El Senado de EE.UU. aprobó este viernes una enmienda para regular la entrega de fondos para los damnificados por el huracán “Sandy” de octubre pasado, que busca evitar fraudes como el desembolso de ayuda a nombre de personas ya fallecidas o a quienes tengan “serias deudas impositivas”.

Los senadores aprobaron la enmienda, propuesta por el senador republicano Tom Coburn, en el marco del debate de un proyecto de ley que destina 60.400 millones de dólares en fondos adicionales para las tareas de limpieza y reconstrucción de la zona costera afectada por el huracán “Sandy”.

La enmienda de Coburn restringe el desembolso de ayuda federal a personas que no hayan arreglado el pago de su deuda de impuestos con el Gobierno federal aún después de recibir una advertencia del Servicio de Rentas Internas (Hacienda).

Coburn también consideró necesario impedir que se entreguen fondos a nombre de personas ya fallecidas y señaló que es urgente poner freno a ese tipo de fraude.

El legislador aseguró que el Gobierno de EE.UU. sigue desembolsando millones de dólares en subsidios a través de diversos programas de beneficencia social.

Otros líderes republicanos del Senado también preven presentar enmiendas al proyecto de ley para reducir el monto total de la ayuda para los estados afectados por el huracán.

La Cámara de Representantes, bajo control republicano, aún no ha sometido a debate y votación su propia medida para ayudar a los damnificados por “Sandy”.

La Administración del presidente estadounidense, Barack Obama, solicitó una ayuda al Congreso el pasado 7 de diciembre, que incluye fondos para las distintas agencias implicadas en las tareas de limpieza y reconstrucción.

El objetivo de la solicitud, según la Casa Blanca, es ofrecer apoyo “en la respuesta, recuperación y mitigación relacionadas con los daños del huracán Sandy en los estados afectados”.

Según la Oficina de Gestión y Presupuesto de la Casa Blanca, las proyecciones actuales señalan que Sandy “va camino de convertirse en el segundo o tercer desastre natural más costoso en la historia de Estados Unidos, detrás del huracán Katrina (2005) y cerca del huracán Andrés (1992)”.

El huracán “Sandy” dejó más de un centenar de muertos y causó extensos daños a la infraestructura en Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut.

El debate y voto en el Congreso se produce en unos momentos de acritud entre el Legislativo y la Casa Blanca sobre cómo evitar el “precipicio fiscal”, que a partir de enero próximo supondría al menos 500.000 millones de dólares en aumento de impuestos y masivos recortes al gasto público.

Comenta a través del sitio

O comenta usando Facebook

No hay comentarios desde nuestra web... Sé el primero en dejar uno!