Pobre de los pobres

Juan TH.

Juan TH.

Hay quienes consideran que los pobres solo comen en las navidades cuando se distribuyen las migajas que va dejando, como un lastre de muerte, el poder ensordecedor de funcionarios y políticos corruptos.

En cada caja del gobierno, se alimenta la pobreza material y espiritual.

Las navidades sirven para poner al desnudo la enorme pobreza, que, como una montaña, se torna insalvable.

Las 800 mil cajas del gobierno, más las 200 o 300 mil que distribuyen los depredadores del Congreso y de otras entidades descentralizadas, muestran la cara desolada de un millón 500 mil personas que viven por debajo del nivel de pobreza, lo cual es una vergüenza.

La República Dominicana tiene más de cinco millones de pobres. Una gran iniquidad, pues hablamos de un país cuya economía crece todos los años igual o más que la de países desarrollados, según dice el Banco Central.

El paternalismo no es sinónimo de humanidad, ni de crecimiento humano. Al contrario, es una falta de respeto a la condición humana.

Distribuir un millón 300 mil cajas o fundas con alimentos para que la gente pueda comer uno o dos días, no disminuye los niveles de pobreza, los eleva. Lo que esa acción deja en el fondo, es una terrible y cruel deshumanización. (Gente amontonada, empujándose, maltratándose, hiriéndose, tratando de obtener una ración de alimento)

Los políticos envilecen la población, la sumergen en una carga ideológica de pobreza.

Los pobres comerán dos veces este año de zafra. En navidades y en las elecciones cuando esos políticos le roban la esperanza comprándoles su voto para que los elijan de nuevo, como ocurrió el pasado 20 de mayo.

Durante el proceso electoral el presidente Leonel Fernández, en un acto sin precedentes, salió, con el dinero del presupuesto nacional a comprar las elecciones. ¡Y las compró! Produjo un hoyo financiero que supera los 200 mil millones de pesos que ese mismo pueblo que vendió su voto y su conciencia, ahora tendrá que pagar con más pobreza, miseria y muerte.

Este 2012 fue un buen para la distribución de las migajas de los corruptos. Repartieron limosnas durante los primeros meses del año hasta el día de las elecciones. Ahora  distribuyen cajas de muerte con dos o tres libras de arroz “del malo”.

Es el juego del poder embrutecedor y enajenante que reparte cajas de muerte para que los pobres coman un día.

The following two tabs change content below.
Juan Taveras Hernández

Juan Taveras Hernández

Juan Taveras Hernández

Latest posts by Juan Taveras Hernández (see all)

Comenta a través del sitio

O comenta usando Facebook

No hay comentarios desde nuestra web... Sé el primero en dejar uno!