¡Paranoicos!

Juan TH.

Así estamos todos: Paranoicos.

La paranoia es “perturbación mental fijada en una idea o en un orden de ideas”, dice el diccionario.

Nadie quiere salir de sus casas por miedo a ser asaltado, vejado, violado, encarcelado, golpeado, secuestrado, asesinado, desaparecido y lanzado al fondo del mar para que no lo encuentre nadie.

Pero las casas ni los apartamentos garantizan seguridad. Los hogares se han convertido en verdaderas cárceles. Parecen bunkers, con alarmas, rejas de hierro, policías privados. (¡Nos estamos cagando del miedo!)

Si los jóvenes salen a la disco, al cine o la universidad, los madres no pueden acostarse y dormirse. Tienen que esperar, temerosas, que los muchachos lleguen. Si el teléfono timbra el corazón le da un vuelco. Teme hablar para no recibir una noticia trágica.

Las calles se han convertido en selva de acero y cemento donde sobreviven los más fuertes. En cada esquina, tienda, supermercado, farmacia, colmado, los delincuentes acechan para luego dar el golpe que puede ser mortal.

Nadie está a salvo. Nadie se siente seguro.

Los ciudadanos caminan de prisa, casi huyendo. Miran hacia un lado y otro. Si alguien se acerca mucho corren; si conducen un vehículo y ven por el espejo retrovisor una motocicleta, o un carro “raro”, se ponen en alerta roja.

La gente ve delincuentes y asesinos en cualquier persona que se nos acerca. Y se llena de pánico. ¡No es para menos!

Un agente policial produce espanto. Nadie sabe si es un delincuente vestido de policía, o un policía delincuente. (Policías y militares, con civiles, suelen formar bandas asesinas)

Los ciudadanos perdieron la confianza en quienes deben protegerlos. A los que les pagan para que los cuiden, les roban y los matan.

¡No es casual que estén aterrados!

Todos los días nos enteramos por la televisión, la radio, los periódicos y las redes sociales de atracos, robos, secuestros y asesinatos. Cada día los capos actúan con más libertad, desarrollando técnicas y métodos nunca vistos. Los delincuentes no tienen ningún respeto por la vida. Matan  por placer.

El ciudadano o ciudadana que no ha sido víctima de un asalto, un robo, una violación, un atentado, un secuestro, sabe de un pariente, amigo o relacionado. Y las historias corren por doquier. Se escuchan en los centros de trabajo, en las universidades y en las esquinas.

La inseguridad nos está matando de un modo o de otro. Y esa inseguridad nos ha provocado una paranoia colectiva, masiva. Muchos terminaremos, si es que no lo estamos ya, traumatizados, esquizofrénicos, enfermos mentales obligados a visitar el psiquiatra. Pero no hay psiquiatra que pueda curarle el miedo a más de diez millones de personas.

Es el gobierno, a través de las instituciones del Estado, que debe garantizar la seguridad de todos los ciudadanos. Pero si ese gobierno está corrompido, no tendrá calidad moral, ni voluntad política, para combatir el crimen y el delito. Por el contrario, será cómplice de los narcotraficantes, lavadores, asesinos y delincuentes, contribuyendo así al caos y la paranoia de la gente que gobierna.

The following two tabs change content below.
Juan Taveras Hernández

Juan Taveras Hernández

Juan Taveras Hernández

Latest posts by Juan Taveras Hernández (see all)

Comenta a través del sitio

O comenta usando Facebook

No hay comentarios desde nuestra web... Sé el primero en dejar uno!