Fe y Vida: “Una Gota de Amor, hace la Diferencia”

Un cordial saludo para todos mis queridos lectores.

Hay un famoso refrán que dice: “Más se gana con una gota de miel, que con un barril de hiel”. Personalmente creo que hay muchísima verdad en este refrán, si tú respondes con una sonrisa, y con una gota de amor, eso es lo que tú vas a recibir en cambio. Como siempre digo yo, las cosas y las verdades se pueden decir pero con música, y así la mayoría de las veces hasta te las agradecen.

Cuentan que una vez caminaba un niño por la arena a la orilla de una playa, la misma estaba llena de estrellas de mar que el agua había traído a la orilla, el niño agachándose iba tirando una a una de nuevo al agua, de repente una voz detrás de él le dijo: Niño porque tu tiras algunas de ellas al agua, si total son miles las que están en la orilla y una no hace la diferencia, el niño se agacho, tomo una estrella de mar en sus manos y la lanzo al agua, y le dijo: Para esta ya hice la diferencia. Lo importante no es lo que tú haces, sino como lo haces, si lo que haces lo haces con amor y por amor, podrás hacer la diferencia. Pues la diferencia está en cómo se llevan a cabo las cosas.

Llegó a mis manos hace unos días la historia de un pajarillo que su única casa, es decir donde él había nacido y se había criado era el bosque, y lleva por título “Gotas de Amor” y dice así: “Había un incendio en un gran bosque de bambú; el incendio formaba llamaradas impresionantes, de una altura extraordinaria; y una pequeña ave, muy pequeñita, fue al río, mojó sus alas y regresó sobre el gran incendio y las empezó a agitar para apagarlo; y volvía a regresar y volvía a ir una y otra vez; y los dioses que la observaban, sorprendidos la mandaron a llamar y le dijeron: ¿Oye, por qué estás haciendo eso? ¿Cómo es posible? ¿Cómo crees que con esas gotitas de agua puedas tú apagar un incendio de tales dimensiones? Date cuenta; no lo vas a lograr. Y el ave humildemente contestó: El bosque me ha dado tanto, le amo tanto. Yo nací en él, este bosque me ha enseñado la naturaleza. Este bosque me ha dado todo mi ser. Este bosque es mi origen y mi hogar y me voy a morir lanzando gotitas de amor, aunque no lo pueda apagar. Los dioses entendieron lo que hacía la pequeña ave y le ayudaron a apagar el incendio”. Esta pequeña ave hizo para los dioses la diferencia, y ellos mismos le ayudaron a apagar el incendio.

Hay muchas formas en que tanto tú como yo podemos hacer la diferencia, y créanme que no encierra ni requiere mucho. Podemos hacer la diferencia en nuestra familia, en nuestro centro de trabajo, en medio de nuestros amigos, practicando un deporte, hasta conduciendo nuestro vehículo en la calle, en fin donde quiera que nos encontremos.

Recordemos que una gótica de agua derramada con amor puede ser capaz de apagar un incendio, y también que cada acción que con amor y entusiasmo emprendemos pueden hacer la diferencia.

Termino con el Versículo 9, del Capítulo 12 de la carta de San Pablo a los Romanos que dice: Ámense sinceramente unos a otros. Aborrezcan lo malo y sigan lo bueno.

Seamos ejemplo y así hacemos la diferencia.

Hasta la próxima y muchas bendiciones para todos.

The following two tabs change content below.
Ray Ortega

Ray Ortega

Ray Ortega

Latest posts by Ray Ortega (see all)

Comenta a través del sitio

O comenta usando Facebook

No hay comentarios desde nuestra web... Sé el primero en dejar uno!