Fe y Vida: “Medida de la Vida”

Un cordial saludo a todos mis queridos lectores.

Siempre pienso lo corta que es la vida y lo mucho que algunos se preocupan por ser, aparentar y lucir lo que a ellos le sobra y que a muchos les hace falta.

Es que hay muchos que no se han dado cuenta que son pasajeros, que están de paso y que un día irán a vivir a la presencia de Dios, y que como dice el Evangelio: “Ahí será el llanto y el rechinar de dientes”.

Muchos se creen que son eternos y lo único que les interesa es acumular y acumular y mientras más tienen más quieren, esos desafortunadamente se creen dioses, y mucha de la culpa de eso la tiene la sociedad en que vivimos, que nos ha enseñado que según tienes así vales, y no se dan cuenta que la persona no se mide por lo que tiene, sino por sus valores morales y familiares.

No nos damos cuenta que el auto nuevo se pone viejo, que la casa, es hoy y mañana la derrumba un terremoto, que el dinero va y viene, hoy tenemos mucho y podemos quedar en la ruina en un abrir y cerrar de ojos, y lo mismo puede pasar con los negocios.

Hace unos días llegó a mis manos un escrito que lleva por nombre: ¿Cómo se mide la Vida? Y yo lo quiero compartir con ustedes pues yo creo que nos puede ayudar mucho a reflexionar sobre cómo debemos vivir nuestra vida, y dice así:

“La vida no se mide según con quién sales, ni por el número de personas con quienes has salido. No se mide por la fama de tu familia, por el dinero que tienes, por la marca de auto que manejas, ni por el lugar donde estudias, trabajas o vives. No se mide ni por lo guapo ni por lo feo que eres, por la marca de ropa que llevas, ni por los zapatos ni por el tipo de música que te gusta. La vida, simplemente, es otra cosa. La vida: Se mide según quién amas y según a quién dañas. Se mide según la felicidad o la tristeza que proporcionas a otros. Se mide por los compromisos que cumples y las confianzas que traicionas. Se mide por el sabor de boca que dejas a los demás con tu presencia y con tus comentarios. Se trata de lo que se dice y lo que se hace y lo que se quiere decir o hacer, sea dañino o benéfico. Se trata de los juicios que formulas y a quién o contra quién los comentas. Se trata de a quién no le haces caso o ignoras intencionalmente. Se trata de los celos, del miedo, de la ignorancia y de la venganza. Se trata del amor, el respeto o el odio que llevas dentro de ti, de cómo lo cultivas y de cómo lo riegas. Pero por la mayor parte, se trata de si usas la vida para alimentar el corazón de otros. Tú y solo tú escoges la manera en que vas a afectar a otros y esas decisiones son de lo que se trata la vida. La vida será contigo tan justa como lo eres con los demás. Hacer un amigo es fácil. Pero la vida habla de ti, por aquellos amigos que fielmente supiste conservar. Por aquellos a los que te supiste entregar sin exigencias. Aquellos que cuando no estás…lloran tu ausencia”.

Por eso no te preocupes mucho por tener, sino preocúpate por ser, pues más vale el ser que el tener.

Termino con el Versículo 26, del Capítulo 16 de San Mateo que dice: “¿Qué aprovecha al hombre ganar el mundo entero, si pierde su vida?

Hasta la próxima y muchas bendiciones para todos.

The following two tabs change content below.
Ray Ortega

Ray Ortega

Ray Ortega

Latest posts by Ray Ortega (see all)

Comenta a través del sitio

O comenta usando Facebook

No hay comentarios desde nuestra web... Sé el primero en dejar uno!