Fe y Vida: “El Testamento de Cristo”

Un cordial saludo a todos mis queridos lectores.

He leído en los periódicos y escuchado en las noticias en infinidad de veces personas que quieren que otros se mueran lo antes posible para ellos ser los herederos del testamento, o por lo menos ver si algo les ha tocado en la repartición.

Hace unos años leí en un periódico una señora de unos 38 años que poco a poco fue envenenando a su pareja que tenía alrededor de 80 para que el muriera y se abriese el testamento y así quedarse ella con la herencia.

Desafortunadamente, hoy en día hay que hacer testamento, bueno eso es si tienes alguna que otra casa o propiedades o algún dinero que dejar, y les digo esto porque después como decimos comúnmente se forma el berenjenal entre los herederos a ver cuándo se va a abrir el testamento, y no solo eso, sino ver cuánto me corresponde. Y ni hablar de las broncas que se forman y los disgustos entre familias porque a este le dejo más que a mí, o porque a mí no me dejo nada.

Siempre me gusta compartir con ustedes esas cosas que a mí me ayudan a crecer y a ser un poco mejor en mi vida. Hace unos días llegó a mis manos un escrito que se titula: “Testamento de Cristo”, y lo quiero compartir con ustedes y dice así:

“Yo, Jesús de Nazaret, viendo próxima mi hora y estando en posesión de plenas facultades, para firmar este documento, deseo repartir mis bienes entre las personas más cercanas a Mí. Más siendo entregado como cordero, para la salvación de la humanidad, creo conveniente repartir entre todos.

Y así les dejo: Todas mis cosas que, desde mi nacimiento, han estado presente en mi vida y la han marcado de un modo significativo: La estrella. A los que están desorientados y necesitan ver claro para seguir adelante, y a todo aquel que desee ser guiado y/o servir de guía. El pesebre. A los que no tienen nada, si siquiera un sitio para cobijarse o un fuego donde calentarse y poder hablar con un amigo. Mis sandalias. Son las sandalias las de los que deseen emprender un camino; de los que siempre estén dispuestos a estar siempre en camino. La palangana. Donde les he lavado los pies, a quien quiera servir, a quien desee ser pequeño ante los hombres, pues será grande a los ojos de mi Padre. El plato. Donde voy a partir el pan, es para los que vivan en fraternidad, para los que estén dispuestos a amar, ante todo y a todos. El Cáliz. Lo dejo a quienes estén sedientos de un mundo mejor y una sociedad más justa. La cruz. Es para todo aquel que esté dispuesto a cargar con ella. Mi túnica. A todo aquel que la divida y reparta…También quiero dejar como legado a la humanidad entera, las actitudes que han guiado mi vida: actitudes que quiero que guíen también la de ustedes. Mi palabra. Y la enseñanza que me confió mi Padre, a todo aquel que la escucha y la pone en práctica. La alegría. A todos los que deseen compartirla. La humildad. Es para quien esté dispuesto a trabajar por la expansión del Reino de los Cielos. Mi hombro. A todo aquel que necesite un amigo en quien reclinar la cabeza, y al abatido por el cansancio del camino, para que puedan descansar y recobrar fuerzas para seguir caminando. Mi perdón. Es para todos, para los que día tras día, pecado tras pecado, sepan volver al Padre. “Eso sí, siento especial predilección por los más débiles”. Todo esto y aún más quisiera dejarles, pero sobre todo es mi vida lo que les ofrezco. “Soy yo mismo, quien me quedo con ustedes para seguir caminando a su lado compartiendo preocupaciones y problemas, sus alegrías y gozos”. Sí, yo soy la vida, pero tú puedes transmitirla. Nada más manténganse unidos y quiéranse de verdad. Yo los he amado hasta el extremo y los llevo en mi corazón”.  “Jesús”.

No es mucho lo que se puede agregar a estas palabras de aquel que entregó su vida por la salvación nuestra, dejándonos así este testamento del amor.

Hasta la próxima y muchas bendiciones para todos.

The following two tabs change content below.
Ray Ortega

Ray Ortega

Ray Ortega

Latest posts by Ray Ortega (see all)

Comenta a través del sitio

O comenta usando Facebook

No hay comentarios desde nuestra web... Sé el primero en dejar uno!