Loma Miranda, un santuario natural

///VENTANA: Loma Miranda debe perdurar, por los siglos de los siglos, como patrimonio natural de todas las generaciones de dominicanos///

El agua cristalina de cascadas y manantiales que bajan entre recodos y meandros por pronunciadas pendientes, su prolífico régimen de lluvias, el canto de las aves que anidan y revolotean entre las ramas de sus tupidos árboles, sus más de 200 especies botánicas, en su mayoría endémicas, el rugir del viento entre la copa de los árboles, la niebla matinal.

Todo ese cúmulo de riquezas, que es loma Miranda, y que ha estado ahí día por día, año tras año, siglo tras siglo, vale más que todo el dinero del mundo.

Y mucho más que todos los recursos mineros que se puedan extraer en cualquier parte del mundo. Es que la riqueza con que dotó la naturaleza a loma Miranda y sus alrededores aportan mayores beneficios a este país que todo el dinero que pueda tener la empresa Falcondo Strata Nickel.

Esa parte del territorio nacional, que es un pedazo de ese santuario natural donde nacen nuestros principales ríos y arroyos, que es la cordillera Central, hay que protegerlo, por encima de todos los poderes que medran en busca de un contrato que solo persigue llevar la hecatombe a ese lugar, por más argumentos que tengan sus responsables directos.

Ecologistas, legisladores, religiosos, profesionales, regidores, estudiantes, agricultores, comunicadores, dirigentes políticos, empresarios, munícipes, en fin, la sociedad civil de conjunto se ha pronunciado ya en contra de que se otorgue el contrato de explotación minera en loma Miranda.

No hay porqué sacrificar una parte tan importante de nuestra geografía nacional para convertirla en páramos. Veámonos en el espejo de lo que ha ocurrido en otros lugares donde se ha dado permiso para extraer minerales.

Debemos ponernos todos a una para impedir que ninguna empresa en particular o consorcio internacional pueda erradicar una riqueza que es parte intrínseca del patrimonio nacional.

Todos los empleos y beneficios tangibles que pueda generar la Falcondo Strata Nickel nunca será suficiente para resarcir los daños ecológicos que provoquen las extracciones de níquel en esa zona. Y por ello, se debe impedir a toda costa que Medio Ambiente le otorgue el permiso de explotación.

No nos dejan mentir los cráteres lunares que nos han dejado en los sitios donde han operado empresas como la Rosario Dominicana, en Pueblo Viejo, Cotuí, y ahora la Barrick Gold en su explotación para extraer oro y sulfuro del subsuelo.

Expertos aseguran que en el área de influencia de loma Miranda hay 122 mil tareas cultivadas, principalmente con arroz, que se verían afectadas al recibir un agua contaminada para el reguío.

También, que debido a la contaminación por sales de cromo y otros metales pesados, 420 mil personas vinculadas a la agricultura en ocho provincias y localidades verían afectada su calidad de vida y la productividad por medio del cultivo de la tierra.

La Academia de Ciencias, en un artículo que incluye en su último boletín, titulado: “Loma Miranda, la huella ecológica y social de la minería”, destaca que las fuentes de agua de loma Miranda sirven de sustento para el desarrollo de la agricultura del principal centro de producción agrícola del Valle de la Vega Real, alimentan la presa de Rincón y abastecen de agua potable a San Francisco de Macorís, Salcedo y El Pino, entre otras.

Está en marcha ya un proyecto de ley que declara a loma Miranda como Parque Nacional, de la autoría del senador Euclides Sánchez, de la provincia La Vega, y que ha concitado el respaldo de la mayoría de sus colegas en el Senado y de las distintas bancadas de diputados.

En resumidas cuentas, loma Miranda debe perdurar, por los siglos de los siglos. Por el bien de las sucesivas generaciones de dominicanos, y del mundo.

The following two tabs change content below.

Comenta a través del sitio

O comenta usando Facebook

No hay comentarios desde nuestra web... Sé el primero en dejar uno!